» 10 consecuencias de no contratar profesionales
Entidad adherida a Confianza Online
Consejos para reformar tu hogar
  • Categorías
  • Suscríbete
  • Pide presupuestos gratis
  • 10 consecuencias de no contratar profesionales

    18 de febrero de 2016 by Reformayuda

    1) La persona contratada no ofrece garantías de su trabajo. Si contratamos a un trabajador no profesional, lógicamente no podrá ofrecer una factura por su trabajo y por tanto, no tendremos ninguna garantía en caso de que algo salga mal.

    Con trabajadores legales, esto jamás ocurre, ya que al contar con una factura del trabajo, la ley les obliga a dar también una garantía por el mismo que podemos exigir en caso de que no quede todo como se pactó.

    Un chapuzas

    2) Estamos indefensos en el caso de denuncias. Nunca estamos libres de una denuncia al realizar una obra, incluso por parte de un vecino molesto por el ruido que decida llamar a la policía o presentar una queja en el ayuntamiento.

    Si cuando se nos requiera el permiso de obra no contamos con el mismo o no podemos acreditar quién está realizando el trabajo, podemos sufrir una sanción económica.

    3) Si se producen daños en nuestra propiedad, no podemos exigir responsabilidad. Si las personas que realizan el trabajo rompieran una ventana accidentalmente, por poner un ejemplo, o una lámpara de la casa al mover una escalera, no podríamos exigirles el abono de la misma, ya que al no ser trabajadores legales, no tiene por qué pagar.

    Tampoco tiene por qué hacerlo el seguro de la casa, ya que no cubre obras realizadas de modo ilegal. En caso de obras, es imprescindible contratar gente con sus seguros en regla que se hagan cargo de estos accidentes que en ocasiones pueden ser de un importe muy bajo y no ocasionar problemas, pero que también pueden ser muy cuantiosos.

    Climatizador-en-buen-uso

    4) Tendremos que pagar de nuestro bolsillo los posibles daños en viviendas de vecinos. Imagina que contratas a alguien para cambiar el fregadero de la cocina y esa persona causa una inundación que daña el techo del piso de abajo.

    Tu seguro no se hará cargo, ya que no ha sido un accidente casero, si no consecuencia de un trabajo ilegal y el trabajador tampoco tendrá responsabilidad, ya que no puedes denunciar a quién has contratado de modo no legal.

    Te tocará pagar la pintura del techo de tu vecino. Pero ¿y si debajo de tu casa hay un taller y lo que se daña es una máquina de cara reparación? ¿Te habrá compensado contar con alguien no profesional?

    5) Nuestro seguro puede no responder ante futuros accidentes. No se trata tan solo de los problemas que puedan surgir durante el trabajo. Imagina que cambias la instalación eléctrica de tu casa y el trabajo lo realizan personas sin sus seguros en regla.

    Si se produce un incendio debido a una mala instalación, el seguro investigará las causas del mismo y puede no pagar la indemnización debida si se demuestra que es a causa de una mala instalación eléctrica de la que tú no puedes exigir responsabilidades.

    chapuza-1

    6) A menudo, acabamos pagando dos veces. Un trabajo mal hecho para ahorrar un dinero puede acabar obligándonos a contratar a otra persona para volver a hacerlo bien, pagando dos veces por el mismo trabajo.

    7) Podemos perder el dinero invertido en materiales. Si ese trabajo incluye materiales, como la instalación de un alicatado, no solo perderemos el dinero de la mano de obra, también habrá que echar abajo el alicatado, perdiendo el dinero de los azulejos y del cemento.

    8) Podemos encontrarnos ante chapuzas ocultas… y no tan ocultas. Internet está lleno de ejemplos de chapuzas con las que se han encontrado personas confiadas que han puesto su casa en manos de quién no debían. Solo tienes que hacer una búsqueda en Google.

    9) Quizás tengamos una estancia inutilizable durante un tiempo. Si te pintan mal una habitación tendrás que aguantar viendo algo que no te gusta, pero ¿te imaginas lo que puede ocurrir si colocan mal un inodoro y eso causa que no puedas utilizarlo?

    Si además es el único inodoro de la casa, el problema es más que considerable y tendrás que pagar una carísima reparación de urgencias para poder ponerlo a funcionar de nuevo.

    10) El supuesto chapuzas quizás tenga un segundo oficio. Sin querer dramatizar, es cierto que se han dado ya muchos casos de personas que se ofrecen para trabajos en casa de modo muy económico y que tan solo pretenden entrar para poder ver la casa por dentro y, en un descuido, hacerse con los objetos de valor de los propietarios.

    Dado que no tenemos demasiados datos sobre esta persona, denunciarla y localizarla será muy complicado.

    Si quieres olvidarte de todos estos problemas y no jugártela con tus trabajos en el hogar, confía en ReformAyuda. Te ofrecemos solo presupuestos de profesionales con todos sus papeles en regla.

    ¡ReformAyuda, si te ayuda!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    10 consecuencias de no contratar profesionales

    1) La persona contratada no ofrece garantías de su trabajo. Si contratamos a un trabajador no profesional, lógicamente no podrá ofrecer una factura por su trabajo y por tanto, no tendremos ninguna garantía en caso de que algo salga mal.

    Con trabajadores legales, esto jamás ocurre, ya que al contar con una factura del trabajo, la ley les obliga a dar también una garantía por el mismo que podemos exigir en caso de que no quede todo como se pactó.

    Un chapuzas

    2) Estamos indefensos en el caso de denuncias. Nunca estamos libres de una denuncia al realizar una obra, incluso por parte de un vecino molesto por el ruido que decida llamar a la policía o presentar una queja en el ayuntamiento.

    Si cuando se nos requiera el permiso de obra no contamos con el mismo o no podemos acreditar quién está realizando el trabajo, podemos sufrir una sanción económica.

    3) Si se producen daños en nuestra propiedad, no podemos exigir responsabilidad. Si las personas que realizan el trabajo rompieran una ventana accidentalmente, por poner un ejemplo, o una lámpara de la casa al mover una escalera, no podríamos exigirles el abono de la misma, ya que al no ser trabajadores legales, no tiene por qué pagar.

    Tampoco tiene por qué hacerlo el seguro de la casa, ya que no cubre obras realizadas de modo ilegal. En caso de obras, es imprescindible contratar gente con sus seguros en regla que se hagan cargo de estos accidentes que en ocasiones pueden ser de un importe muy bajo y no ocasionar problemas, pero que también pueden ser muy cuantiosos.

    Climatizador-en-buen-uso

    4) Tendremos que pagar de nuestro bolsillo los posibles daños en viviendas de vecinos. Imagina que contratas a alguien para cambiar el fregadero de la cocina y esa persona causa una inundación que daña el techo del piso de abajo.

    Tu seguro no se hará cargo, ya que no ha sido un accidente casero, si no consecuencia de un trabajo ilegal y el trabajador tampoco tendrá responsabilidad, ya que no puedes denunciar a quién has contratado de modo no legal.

    Te tocará pagar la pintura del techo de tu vecino. Pero ¿y si debajo de tu casa hay un taller y lo que se daña es una máquina de cara reparación? ¿Te habrá compensado contar con alguien no profesional?

    5) Nuestro seguro puede no responder ante futuros accidentes. No se trata tan solo de los problemas que puedan surgir durante el trabajo. Imagina que cambias la instalación eléctrica de tu casa y el trabajo lo realizan personas sin sus seguros en regla.

    Si se produce un incendio debido a una mala instalación, el seguro investigará las causas del mismo y puede no pagar la indemnización debida si se demuestra que es a causa de una mala instalación eléctrica de la que tú no puedes exigir responsabilidades.

    chapuza-1

    6) A menudo, acabamos pagando dos veces. Un trabajo mal hecho para ahorrar un dinero puede acabar obligándonos a contratar a otra persona para volver a hacerlo bien, pagando dos veces por el mismo trabajo.

    7) Podemos perder el dinero invertido en materiales. Si ese trabajo incluye materiales, como la instalación de un alicatado, no solo perderemos el dinero de la mano de obra, también habrá que echar abajo el alicatado, perdiendo el dinero de los azulejos y del cemento.

    8) Podemos encontrarnos ante chapuzas ocultas… y no tan ocultas. Internet está lleno de ejemplos de chapuzas con las que se han encontrado personas confiadas que han puesto su casa en manos de quién no debían. Solo tienes que hacer una búsqueda en Google.

    9) Quizás tengamos una estancia inutilizable durante un tiempo. Si te pintan mal una habitación tendrás que aguantar viendo algo que no te gusta, pero ¿te imaginas lo que puede ocurrir si colocan mal un inodoro y eso causa que no puedas utilizarlo?

    Si además es el único inodoro de la casa, el problema es más que considerable y tendrás que pagar una carísima reparación de urgencias para poder ponerlo a funcionar de nuevo.

    10) El supuesto chapuzas quizás tenga un segundo oficio. Sin querer dramatizar, es cierto que se han dado ya muchos casos de personas que se ofrecen para trabajos en casa de modo muy económico y que tan solo pretenden entrar para poder ver la casa por dentro y, en un descuido, hacerse con los objetos de valor de los propietarios.

    Dado que no tenemos demasiados datos sobre esta persona, denunciarla y localizarla será muy complicado.

    Si quieres olvidarte de todos estos problemas y no jugártela con tus trabajos en el hogar, confía en ReformAyuda. Te ofrecemos solo presupuestos de profesionales con todos sus papeles en regla.

    ¡ReformAyuda, si te ayuda!

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

    Pide presupuestos GRATIS

    Recibe hasta 3 presupuestos de profesionales cualificados para realizar tu proyecto de reformas PIDE PRESUPUESTOS

    ¿Es un profesional o una empresa?

    Regístrese gratis y empiece a conocer nuevos clientes Regístrese